Conservas de tomate.

Estamos ya en febrero y ya mismo hay que poner las almárcigas para las tomateras que nos proveerán para los gazpachos del verano. Por esa razón escribo esto ahora.

Los tomates una vez maduros tienen una duración bastante corta. Pero hay una solución: meterlos en conserva. El tomate es ideal para conservar ya que tiene un medio muy ácido y dificulta la proliferación de bacterias y hongos.
El tipo de conserva que os voy a explicar es muy sencilla, con tomates funciona perfectamente y aguantan sin problemas de un año para otro y más. Yo se la he visto hacer a mi padre de siempre, y yo la he hecho siempre que he tenido oportunidad y nunca hemos tenido problemas. Los tomates conservados de esta forma son ideales para hacer sofritos, salsa de tomate, e incluso para comerlos sin cocinar en picadillos, piriñacas o ensaladas, incluso para hacer gazpachos.

Qué necesitamos:
· Tomates, todos los que podáis. Con dos cajones (unos 40 kilos) tenemos para todo el año y aún nos sobra.
· Botes de cristal de los que se usan para conservas con tapa hermética de cuarto de vuelta. Estos creo que son los mejores porque la tapa actúa de válvula cuando se hierven, expulsando el aire caliente del interior, e impidiendo que vuelva a entrar una vez que se enfrían.

· Un par de ollas grandes, o incluso latas de pintura vacías y limpias (sólo vamos a hervir agua no vamos a cocinar dentro)
· Una freidora con cestillo o similar:


· Un fuego.

El proceso es sencillo.
Lo primero que haremos será pelar los tomates. Hay una forma muy fácil que es escaldándolos con agua hirviendo. Para eso hervimos agua con la freidora, llenamos el cestillo de tomates, y los introducimos en el agua hirviendo durante unos segundos 10 como mucho y los sacamos (cuidado con no haber llenado demasiado la freidora para que no rebose). Esperamos un poquito a que no se nos escalden las yemas de los dedos y comenzamos a pelar tomates, hacemos un corte en la base del tomate con un cuchillo afilado y la piel sale casi sola. Le quitamos también el cabo y dejamos solo la “carne”.
Vamos llenando los botes hasta arriba y cerrándolos bien. Cuando tengamos suficientes los metemos de pie e una de las ollas grandes sin que se toquen, cuando empiecen a hervir vibrarán y si están muy juntos se podrían romper, podríais envolverlo en trapos pero no es necesario. Llenamos la olla grande con agua cubriendo los botes unos centímetros. Ponemos a hervir la olla con los botes una vez ha comenzado a hervir esperamos tres cuartos de hora para retirarla del fuego.
Todavía no sacamos los botes ya que se romperían por el contraste de temperatura y porque nos achicharraríamos. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.
Mientras que se enfrían vamos preparando otra tanda en la otra olla. Cuando haya terminado de hervir esta otra tanda la anterior estará lo suficientemente fría como para que podamos sacar los botes o para acelerar el proceso de enfriado añadiendo un hilo de agua fría.
Alternamos tandas hasta que hayamos acabado con todos los tomates o todos los botes. En una mañana los envasáis todos, pueden colaborar los zagales pelando y llenando los botes.

Este tipo de conservas sirve también para conservar fruta en almíbar (1 kg azucar por cada medio litro de agua).

Después de un tiempo habrá algún bote, que bien porque la tapadera no está buena o por cualquier otro motivo, veréis que cría una cosa blanquecina en la parte superior, ese lo descartáis, no merece la pena. Seguramente la tapadera no cierra herméticamente.

A los que no le veáis nada extraño… pa dentro.

Para otros productos de la huerta no la recomiendo porque no proporcionan de forma natural un medio lo suficientemente ácido.
Como advertencia os digo que existe un problema con las conservas y es el botulismo que puede incluso desencadenar la muerte. Lo vuelvo a repetir, la conserva de tomates se ha hecho en mi casa y en la casa de mis padres desde siempre y nunca hemos tenido ningún problema, otro tipo de hortalizas yo no las metería en este tipo de conservas a menos que acidifiquéis el medio e hirváis en olla expres a más de 115ºC pero que conste que yo nunca lo he hecho. Sirva esto como descarga de responsabilidades, si no os fiáis no lo hagáis.

¡Que os aproveche!

About these ads
Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: